6º.- Sector: BIODIVERSIDAD TERRESTRE
Efectos esperados

Ecosistemas terrestres: limitados por agua, productividad disminuida, ciclos reproductivos alterados, expansión de especies invasoras y plagas.

Ecosistemas acuáticos continentales: de permanentes a estacionales y algunos desaparecerán.

Biodiversidad vegetal: “aridización”

Biodiversidad animal: desajustes entre predadores y sus presas, desplazamientos hacia el Norte.

Recursos hídricos: la sensibilidad de los recursos hídricos al aumento de la temperatura y disminución de precipitación es muy alta. Las zonas más críticas son las semiáridas, en las que las aportaciones pueden reducirse hasta un 50% sobre el potencial actual. Menos lluvias pero más intensas.

Recursos edáficos: desertificación especialmente en clima mediterráneo seco y semiárido. En general, el riesgo de erosión será mayor en aquellas zonas que ya presentan un riesgo alto.

Riesgo incendios forestales: incremento desecación de los combustibles vegetales, índices medios de peligro aumentarán y, en particular, la frecuencia de situaciones extremas. La frecuencia, intensidad y magnitud de los incendios aumentará.

Árboles secos por la plaga del barrenillo en la sierra de La Muela, Sierra Espuña.
Árboles secos por la plaga del barrenillo en la sierra de La Muela, Sierra Espuña.
Propuestas

 Conservación integra de los hábitats naturales.

Mantenimiento de los cuerpos de agua.

Mantenimiento de actividades agrícolas tradicionales y de restauración de suelo. Implantación en terrenos municipales.

Restauración de ecosistemas forestales.