Los Diez Mandamientos del Clima

Esta entrada está dividida en diferentes capítulos:

Árboles secos por la plaga del barrenillo en la sierra de La Muela, Sierra Espuña.
Árboles secos por la plaga del barrenillo en la sierra de La Muela, Sierra Espuña.

1-. PRESENTACIÓN DE LOS EFECTOS

Nuestra especie, el ser humano, se ha convertido en una fuerza de transformación planetaria. La población creciente, sus demandas de energía, agua o materias primas, los residuos generados, son síntomas de una mala adaptación a la capacidad de sustento de nuestro entorno. El Cambio Climático, CC,  es uno de esos síntomas.

El conocimiento científico en primer lugar, y nuestra experiencia cotidiana, nos permiten entender que algo está cambiando. Las temperaturas, los ciclos de las estaciones, los fenómenos meteorológicos extremos, los cambios bruscos, son los indicios de que el planeta está sometido a un cambio global, y no parece ser que haya otra razón que las actividades humanas, con su generación de ingentes cantidades de gases de efecto invernadero, GEI, que retienen el calor emitido de la Tierra y causan el calentamiento global.

Nuestro país, nuestra región y nuestros municipios están en una región del planeta especialmente sensible a estos cambios. Con un clima ya de por si semiárido, el Cambio Climático nos someterá a un mayor stress por temperaturas y reducciones en las lluvias. Ello dificultará el adecuado mantenimiento de nuestros ecosistemas agrícolas, forestales y marinos. Al tiempo, el derretimiento de los mantos de hielo y glaciares, incrementa el nivel del mar y pone en peligro el gran recurso económico que para la Región de Murcia suponen sus playas.

Pero no es el objeto de esta Asociación y proyecto hacer de mensajero del apocalipsis. Los cambios están en marcha y muchos serán inevitables, aun reduciendo a cero las emisiones actuales, debido a la inercia climática. Si sabemos el origen del problema, y podemos vaticinar sus consecuencias, seamos racionales y emprendamos las acciones que reduzcan el alcance e impacto de los cambios.

A través de estrategias de adaptación de nuestros ecosistemas naturales y urbanos deberemos mejorar su resistencia para reducir el impacto directo de estos cambios. Mediante la mitigación o reducción de emisiones GEI, gracias al ahorro, la eficiencia energética y las energías renovables, deberemos empezar la transición a una economía regional baja en carbono, más resistente a problemas de suministro energético o climáticos, más rentable y más justa.

El futuro es un desafío, y una oportunidad. A través de esta primera toma de contacto con los efectos del Cambio Climático en la Región de Murcia, la Asociación Nueva Cultura por el Clima desea dar a conocer lo que científicamente es previsible y adelantar las acciones de adaptación y mitigación que serían recomendables.

Los Ayuntamientos son las administraciones más cercanas al ciudadano y de ellas dependen muchas políticas y decisiones ambientales. Son, además, actores que pueden ser ejemplarizantes para la ciudadanía. Esperamos que estas primeras aportaciones técnicas se vean continuadas por un estudio más profundo enmarcado en una Estrategia Regional de Cambio Climático de la Región de Murcia, que contemple planes de ahorro, eficiencia energética y crecimiento de las energías renovables a nivel de todos los 45 municipios.

El margen para las mejoras energéticas es sorprendente, y su rentabilidad asegurada. Las comunidades que más rápido inviertan en la transición a una economía baja en carbono verán recompensados sus esfuerzos en forma de fortalezas económicas y mayor calidad ambiental de su entorno. Es el momento de aceptar estos desafíos con visión de futuro a largo plazo. Animamos desde aquí a que toda la ciudadanía de nuestra sorprendente Región se sume a este reto colectivo desde sus pequeñas acciones cotidianas. Tenemos la información. Está en nuestra mano el aplicarla.

2-. CAMBIO CLIMÁTICO EN ESPAÑA

Extraemos el siguiente apartado del trabajo del Instituto Español de Oceanografía, IEO, Cambio climático del Mediterráneo Español, puesto que expone claramente el nuevo escenario.

España, por su situación geográfica y características socioeconómicas, es muy vulnerable al cambio climático y se está viendo ya afectada. Los impactos del cambio climático pueden tener consecuencias especialmente graves en lo referente a la disminución de los recursos hídricos, la reducción de la costa, pérdidas de la diversidad biológica y ecosistemas naturales, aumentos en los procesos de erosión del suelo y pérdidas de vidas y bienes derivadas de la intensificación de sucesos adversos asociados a fenómenos climáticos extremos, tales como inundaciones, incendios forestales y olas de calor.

Si hubiese que destacar una conclusión ésta es la de que, con un alto nivel de confianza, el clima venidero de España sufrirá cambios más que notorios, sobre todo en su temperatura, y se volverá más cálido. También son esperables cambios significativos en las precipitaciones, con una tendencia a la baja, aunque la certeza de cuánto, dónde y en qué momentos del año cambiará más o menos es menor. Los cambios son más acusados cuanto mayores son los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero y, por tanto, mayores los cambios a nivel planetario. En cuanto a los efectos del cambio climático, prácticamente en la mayoría de sectores analizados los impactos serán negativos y, en algunos casos, altamente negativos. Las oportunidades que ofrecen los cambios para mejorar las carencias actuales son más bien escasas, si es que las hay.

Los impactos no serán homogéneos en todo el país, y algunas zonas serán más sensibles al cambio que otras, aunque cada sector analizado tiene sus peculiaridades. El ascenso del nivel del mar es diferente entre costas atlánticas y mediterráneas, e incluso dentro de zonas de este mar, pero el ascenso existe. Los diferentes escenarios nos predicen una horquilla amplia de entre 2 y 8 milímetros anuales, 2 en estos años iniciales y una mayor velocidad de ascenso con el tiempo por efectos de retroalimentación. Las posibilidades de adaptación al cambio son, igualmente, variadas: la pérdida de ecosistemas acuáticos, de productividad en los sistemas forestales, de los valores ambientales de la costa, etc., no son fáciles de paliar. En otros casos, las opciones para adaptarse a un impacto negativo pueden ser mayores: cambiar un cultivo anual por otro es posible, con más o menos coste; la cosa se complica si el cultivo es arbóreo. Por tanto, la importancia de identificar los posibles efectos adversos lo antes posible para poder adaptarse o mitigar sus impactos es crítica.”

3-. EFECTOS ESPERADOS

inundaciones_región_murcia

Sector HIDROLOGIA Y AVENIDAS

-Mayor probabilidad de sufrir episodios de gotas frías. Afección de infraestructuras y bienes.

-Pérdida de cosechas.

-Saturación del alcantarillado e inundación de calles en zona bajas de escasa pendiente: riesgo de contaminación de las aguas costeras por aguas fecales. Riesgo para la vida humana.

Sector AGRICULTURA

-Ascenso de temperaturas y descenso en las precipitaciones; mayor déficit, o stress hídrico.

-Salinización y degradación de suelos.

-Empeora los efectos sobre el ciclo hidrológico y la erosión hídrica.

-Los problemas originados por el Cambio Climático se acrecientan por la degradación de los suelos debido a una mala gestión de los mismos.

Sector MAR MEDITERRÁNEO: EFECTOS FÍSICOS Y NIVEL DEL MAR

-Subidas de temperatura, salinidad y nivel del mar (2-3 mm. cada año).

-Regresión de la línea de costa, pérdida de playas: 15-20 metros en 2050.

-No se prevé un incremento de la magnitud y energía del oleaje.

-Pérdida de biodiversidad marina. Invasión de lagunas costeras.

-Salinización de acuíferos y tierras de cultivo. Menos disponibilidad de agua para riego.

-Afección a infraestructuras, viviendas y redes de saneamiento.

-Colapso de saneamientos y riesgo de contaminación del mar por aguas residuales

Sector BIODIVERSIDAD MARINA Y POSIDONIA OCEÁNICA

-Empeorar condiciones ecológicas por aumento de temperaturas, salinidad y acidificación del agua marina.

-Aumento de turbidez del agua y pérdida de calidad del agua de baño.

-Biodiversidad y pesquerías se empobrecerían considerablemente.

-Aumento de erosión de las playas.

-Perdida de las funciones más importantes desde el punto de vista climático-oceanográfico: el control de los ciclos biogeoquímicos del ecosistema y, en concreto, la propiedad del ecosistema de secuestrar carbono (carbono azul)

Sector PESCA

-Alteración corrientes oceánicas y flujos verticales: grandes variaciones de extracciones anuales.

-Acidificación oceánica: alteraciones en la presencia de bivalvos y crustáceos (caladeros de gamba) por fragilidad de la concha.

Sector: BIODIVERSIDAD TERRESTRE

Ecosistemas terrestres: limitados por agua, productividad disminuida, ciclos reproductivos alterados, expansión de especies invasoras y plagas.

Ecosistemas acuáticos continentales: de permanentes a estacionales y algunos desaparecerán.

Biodiversidad vegetal: “aridización”.

Biodiversidad animal: desajustes entre predadores y sus presas, desplazamientos hacia el Norte.

Recursos hídricos: la sensibilidad de los recursos hídricos al aumento de la temperatura y disminución de precipitación es muy alta. Las zonas más críticas son las semiáridas, en las que las aportaciones pueden reducirse hasta un 50% sobre el potencial actual. Menos lluvias pero más intensas.

Recursos edáficos: desertificación especialmente en clima mediterráneo seco y semiárido. En general, el riesgo de erosión será mayor en aquellas zonas que ya presentan un riesgo alto.

Riesgo incendios forestales: incremento desecación de los combustibles vegetales, índices medios de peligro aumentarán y, en particular, la frecuencia de situaciones extremas. La frecuencia, intensidad y magnitud de los incendios aumentará

Sector: SALUD

Incremento esperado de:

-Las enfermedades y defunciones relacionadas con la temperatura, con efecto mayor en colectivos desfavorecidos (en pobreza energética) y en las personas mayor edad por su dificultad para superar olas de calor.

-Los efectos sobre la salud relacionados con la contaminación atmosférica, en especial problemas de salud pediátrica, neumología (asma y alergias) y geriatría.

-Las enfermedades transmitidas por vectores y roedores, con evidencias comprobadas de asentamiento de nuevos vectores y riesgo de transmisión de enfermedades emergentes.